Anunciando la Buena Noticia:

Esta lindísima tarea que nos lleva a cultivar la parte más profunda del corazón de los niños para que vivan la presencia de Dios en sus vidas, se hace de diferentes maneras.

Este año nos iniciamos en el camino de Godly play que acerca los contenidos a través de narraciones basadas en 4 géneros, Historias Sagradas, Parábolas, Gestos Litúrgicos y Silencio contemplativo y utiliza “los principios metodológicos de Montessori”.

El aprendizaje del lenguaje religioso los ayuda a desarrollar la inteligencia espiritual a través del pensamiento reflexivo, el asombro, el misterio, el silencio, la expresión artística y el juego.

Así, los alumnos entran en oración de una manera distinta y en paz. Damos fe de ello.

“Le trajeron entonces a unos niños para que les impusiera las manos y orara sobre ellos. Los discípulos los reprendieron, pero Jesús les dijo: “Dejen a los niños y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos”. Y después de haberles impuesto las manos se fue de allí”.
Mateo: 19, 13, 15